Jornada en Valencia
La jornada organizada por AEUAS trató de la participación de los usuarios en la gestión de las aguas subterráneas y registró un gran éxito de asistencia.

El pasado día 22 de abril y en la sede del Palacio de Congresos de Valencia, se desarrolló la Jornada de Agua organizada por AEUAS con la colaboración del Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino en el marco del acuerdo de colaboración firmado por ambas entidades.

Cartel de la Jornada Agua en Valencia

La jornada tenía como lema transversal la participación de los usuarios en la gestión eficaz y sostenible de las aguas subterráneas.

 

El interés que despierta el tema entre los usuarios propició una importante asistencia a la jornada la cuál se coronó con unas ponencias muy interesantes que dieron cuenta de la preocupación y el interés que muestran los usuarios de este recurso por el hecho de que las aguas subterráneas sean el objeto de una eficaz regulación que cuente de manera importante y fundamental con la participación activa del usuario en la gestión del recurso.

Las conclusiones alcanzadas tras el transcurso de la jornada fueron:

La primera conclusión es la necesaria participación y representación de los usuarios para la gestión eficaz y sostenible del agua.

 

La segunda es la necesidad de tener un nuevo marco jurídico adecuado para la imprescindible participación de los usuarios.

 

El agua es una cuestión de la sociedad (no solo de políticos) y los usuarios son los que (de acuerdo con el nuevo marco jurídico que aquí se reclama) deben aplicarlo a través de las Comunidades de Usuarios de Masas de Agua (CUMA) y otras organizaciones y otros sectores interesados.

 

Conclusión: Es la Sociedad Civil y la académica las que deben liderar junto a la sotenibilidad y participación de la gestión del agua subterránea en España.

 

Es una conclusión de ésta Jornada la preocupación de los agricultores en relación a los costes del agua y especialmente a la componente energética.

 

Todas las anteriores y ésta última conclusión lo son en aras a tener el mejor estado cuantitativo y cualitativo de las masas de agua subterránea establecido en la Directiva Marco o, teniendo en cuenta las peculiaridades de los Países del Sur de Europa, en concreto España.